Language

Lesiones Deportivas

Aclarando los mitos de las conmociones cerebrales asociados con el deporte

Su hijo(a) llega a casa después de practicar con una gran sonrisa porque le fue muy bien. Calificaciones más altas, nuevas distancias y éxitos como nunca. Su hijo(a) casualmente menciona que se cayó y que tiene un chichón, pero no parece ser gran cosa.

Más tarde, en la noche, su hijo(a) se queja de náusea y mareo y parece estar confundido(a). Es posible que su hijo(a) haya sufrido una conmoción cerebral.

Una conmoción es una forma leve de trauma cerebral muy común en la práctica deportiva.


 

Mito: Todas las conmociones cerebrales son causadas por un golpe en la cabeza.

Realidad: Los golpes directos a la cabeza son definitivamente uno de los mayores factores de riesgo para sufrir una conmoción cerebral, sin embargo no siempre es la causa principal. Las conmociones cerebrales pueden ser causadas por fuerzas rotatorias (por ejemplo latigazo)  Esto sucede cuando el cerebro es sacudido en cualquier dirección. Esta es una razón por la que las conmociones cerebrales, son comunes en las víctimas de accidentes de tráfico.


 

Mito: La mayoría de las conmociones cerebrales son ocasionadas al practicar fútbol americano.

Realidad: Los deportes como el fútbol americano y el lacrosse pueden ser especialmente riesgosos; sin embargo, la práctica de casi cualquier deporte implica riesgo de sufrir una conmoción cerebral. Estadísticamente, el fútbol es la principal causa de conmoción cerebral para los niños, y el soccer es la principal causa de conmociones cerebrales en las niñas. Pero un niño de cualquier género puede sufrir una conmoción cerebral en casi cualquier deporte.

Otros deportes con riesgo incluyen:

  • Hockey sobre hielo
  • Ciclismo
  • Baloncesto
  • Gimnasia
  • Porras
  • Béisbol y softball   

 

Mito: Las conmociones cerebrales no son lesiones graves.  

Realidad: Las conmociones cerebrales pueden tener efectos secundarios como, mareo, fatiga, visión borrosa, o dolor de cabeza. También pueden afectar la memoria y la concentración dificultando realizar algunas tareas. Estos efectos pueden durar varios meses, haciendo la vida diaria más complicada. En casos graves una conmoción cerebral puede causar convulsiones.  


 

Mito: Las conmociones cerebrales nunca son emergencias.

Realidad: Una conmoción cerebral puede ser leve o pudiera resultar fatal si no se recibe atención médica inmediatamente. Si su hijo(a) sufre un golpe en la cabeza debe ser evaluado por un profesional de salud inmediatamente.

Si su hijo(a) presenta cualquiera de los siguientes síntomas llévelo a la sala de emergencias inmediatamente.  

  • Fatiga o dificultad para despertar
  • Pérdida de conciencia
  • Dolor de cabeza
  • Confusión o comportamento extraño
  • Visión doble
  • Pérdida de la memoria
  • Cuello torcido o tortícolis
  • Convulsiones
  • Dificultad para hablar o caminar
  • Sangre o líquido por la nariz o los oídos
  • Pronunciación inarticulada
  • Calentura
  • Dolor de cabeza severo
  • Vomitos repetidos
  • Dificultad para mover las piernas o los brazos
  • Perdida de apetito
  • No puede dejar de llorar

Las síntomas de una conmoción cerebral generalmente desaparecen en 3 - 10 días. Si todavía tiene los sintomas despues de 2 o 3 semanas, lleve a su hijo(a) al centro médico.


 

Mito: Si los síntomas de mi hijo(a) no son muy graves ¿puede volver a practicar deporte?

Realidad: Su hijo(a) podría insistir que quiere empezar a jugar de nuevo; sea precavida/o antes de dejar que su hijo(a) vuelva al deporte. El ritmo de recuperación es diferente para cada persona, lo mejor es esperar a que el profesional de salud le dé de alta.

Si su hijo(a) no se ha recuperado totalmente y sufre una segunda conmoción, podría causar hinchazón en el cerebro, conocido como síndrome de impacto secundario, el cual puede tener como consecuencia incapacidad permanente y en casos severos poner en riesgo la vida.  


 

Mito: Usar casco protege a mi hijo(a) de una conmoción cerebral.

Realidad: El uso de un casco no previene por sí solo de una conmoción cerebral, pero siempre es una buena idea. El objetivo del casco es proteger de una fractura craneal y reducir la severidad de una conmoción en caso de que esta llegase a ocurrir.

Usted puede reducir el riesgo de que su hijo(a) sufra una conmoción cerebral enseñándole la importancia de jugar limpiamente, obedecer las reglas y evitar las agresiones y las trampas.