Language

Lesiones Deportivas

Prevención de lesiones en el deporte

Si su hijo(a) se ha lesionado, puede ser más vulnerable a lastimarse otra vez por una variedad de razones: debilidad o tensión muscular, problemas secundarios con ligamentos y tendones,  balance inestable, entre otros. Es esencial que se apegue al régimen de terapia física.

Sin embargo, existen varias formas de prevenir lesiones. Aquí hay 6 de ellos.


 

1. Comer comida saludable

Sin la alimentación adecuada, su hijo(a) puede desarrollar condiciones como fatiga relacionada con el ejercicio, lo que puede aumentar el riesgo de una lesión.

Las calorías, proteínas, líquidos, vitaminas, minerales, grasas y carbohidratos son importantes para mantener la energía de su hijo(a) y disminuir el riesgo de lesiones. El balance nutricional de cada niño(a) depende de muchos factores, tales como:

  • Edad  
  • Género
  • Altura
  • Peso
  • Tipo de deporte

Hable con un nutriólogo o dietista para crear un plan de alimentación que satisfaga las necesidades nutricionales de su hijo(a).


 

2. Estire suficiente pero no se exagere

Estirarse un poco antes del ejercicio puede mejorar la flexibilidad y el equilibrio que son importantes en la prevención de lesiones, especialmente si tiene tejido cicatricial de una lesión, el estiramiento puede ayudar a mejorar su rango de movimiento.

Demasiado estiramiento puede disminuir la fuerza. Un estudio realizado con 44 años de datos reveló que el estiramiento antes del ejercicio disminuye la fuerza muscular 5.4% (Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports, marzo de 2013). Este estudio demostró que la gente que menos se lastima estira por menos de 45 segundos.

Asegúrese de que la rutina de calentamiento de su hijo(a) se enfoca en calentar todo el cuerpo, no sólo los músculos. Promueva estiramientos ligeros y algo cardiovascular como saltos de tijera.


 

3. Recuerde el enfriamiento

El enfriamiento a veces se ignora, pero es importante porque regresa el cuerpo de su hijo(a) a su estado normal.

Para que su hijo(a) se enfríe, deberá hacer cardio de baja intensidad por unos 5 a 10 minutos seguido con estiramientos. Estos ejercicios relaja los músculos que podrían haberse contraído, disminuyendo el dolor y promoviendo la recuperación.


 

4.  Consigue el equipo correcto

El equipo de protección, como las espinilleras para el fútbol o los cascos para el béisbol pueden reducir el riesgo o la gravedad de una lesión. Sin embargo, sólo funcionan si es equipo adecuado.

Antes de enviar a su hijo(a) al campo, verifique que su equipo está en buena condición. Si faltan piezas o se rompen las hebillas, el relleno está desgastado o no ajusta correctamente, reemplácelo con equipo que ofrezca mejor protección.


 

5. ¿Que zapato le queda?

Un par de zapatos deportivos adecuado y bien ajustado puede reducir el riesgo de lesiones como esguinces y fracturas. Dependiendo del deporte que practique su hijo(a), tendrá que mantener ciertas características en mente mientras compra zapatos.\

  • Baloncesto, tenis y volleyball: Zapatos con suelas gruesas y rígidas, de construcción hasta el tobillo y soporte de media suela que responde a a arranques y paradas rápidos
  • Fútbol- zapatos con plantilla de buena calidad y buen apoyo de arco; suela de tacos especial para el tipo de cancha en que su niño suele jugar (suave, duro, firme, o césped).
  • Fútbol y lacrosse — Zapatos con soporte de tobillo alto, que proporcionan tracción adecuada para un campo de pasto.
  • Béisbol y softball- Zapatos con soporte para prevenir el dolor de arco; no use spikes de beisbol para niños menores de 13 años
  • Correr- zapatos con amortiguamiento de acuerdo al tipo de pisada  (dura, mediana, suave) ; Reemplace el zapato cada 6 a 8 meses

 

6. Permita que la lesión sane

Asegúrese de que su hijo(a) haya sanado completamente antes de volver a practicar deporte. Jugar con una lesión no cicatrizada puede alargar la recuperación y aumentar el riesgo de una nueva lesión.

Siga las instrucciones del especialista. Asegúrese de que su hijo(a) puede practicar duro, sin dificultad, antes de permitirle volver al campo.