Language

Lesiones Deportivas

“La cosa”: 7 maneras de ayudar a su hijo(a) a sobreponer el nerviosismo al regresar a la práctica después de una lesión deportiva

Cuando los atletas lesionados vuelven al juego, puede pasar que de repente les de “cosa” y se paralicen con nervios, incapaces de jugar. Esto le sucede a deportistas profesionales, a aficionados y a todos en el medio.

Como cualquier atleta sabe, sentirse esta sensación de nervios es muy real. Para algunos, es físico: su cuerpo sólo necesita más práctica y acondicionamiento. Para otros, es tanto físico como mental: existen dudas y ansiedad que se suman al problema.

Si su hijo(a) está luchando para superar estos problemas, aquí hay algunas maneras en que usted puede ayudar.


 

1. Recuerde a su hijo(a) que el miedo es normal

Los niños quieren sentirse aceptados y parte del equipo. Por lo tanto, cuando ven a sus compañeros de equipo corriendo sin temor, pueden sentirse conscientes de su propio miedo y ansiedad.

Ayude a su niño a reconocer que la ansiedad antes del partido es completamente normal y que sus compañeros también están nerviosos. Si no le cree, recuerdele que muchos de los atletas profesionales exitosos como LeBron James y Ryan Zimmerman también han sentido ansiedad.


 

2. Infunda confianza en las habilidades físicas de su hijo(a)

Incluso cuando su hijo(a) ha sido autorizado para volver a jugar y la lesión se ha sanado, un poco de inseguridad es normal.

Vea que su hijo(a) realice sus ejercicios de fisioterapia en casa y vigile que realice rutinas de calentamiento y enfriamiento. Aunque existe la posibilidad de volver a lesionarse, tomar medidas inteligentes como estas, reducirá la posibilidad de que sufrir otro incidente.


 

3. Anime a su hijo(a) a tomarlo con calma

Cuando su hijo(a) se ha lesionado, puede significar días, semanas o incluso una temporada sin que pueda practicar. Cuando su hijo(a) vuelve al deporte con su tobillo o pierna recién recuperado, quizás se pregunte si recuperará su habilidad deportiva al desempeño que tenía antes de lesionarse. 

Usted puede ayudar a su hijo(a) a combatir este miedo convenciéndolo(a) de tomar las cosas con calma. Su hijo(a) puede comenzar practicando en su casa o en un parque vacío, donde no hay espectadores, o puede invitar a algunos compañeros cercanos de su equipo para tener un juego de práctica.

Cuando regrese a la práctica del equipo, se sentirá más seguro delante de los otros niños.


 

4. Reducir el estrés

Los atletas jóvenes muchas veces se estresan y aunque usted no es capaz de deshacerse del estrés de su hijo(a), puede ayudar a reducirlo.

Reducir el estrés es importante: disminuye la ansiedad y la depresión y mejora la sensación de bienestar y relajación.

Haga que su hijo(a) practique técnicas de reducción del estrés, como meditación, respiración apropiada, ejercicios ligeros o escuchar música.


 

5. Evite las lamentaciónes

Si el equipo de su hijo(a) pierde un partido, es normal estar molesto. Se vuelve problemático si comienzan a lamentarse repasando los errores. Pueden empezar a culparse por la lesión y demasiada lamentación puede causar aún más ansiedad.

Técnicas de atención, como la meditación o el yoga, han demostrado ser útiles para a prevenir la sensación de ansiedad. También puede pedirle al profesional de salud que atiende a su hijo(a) algunos consejos para ayudarle a volver al juego mentalmente.


 

6. Tenga expectativas realistas

Evite hacer promesas como "No te vas caer", o "No te vas a equivocar". En lugar, diga a su hijo(a) que usted está seguro que va a ser lo mejor que pueda, que van a seguir mejorando de forma constante y que si comete algún error van a poder superarlo.

Con este enfoque, su hijo(a) no será demasiado duro con sí mismo si algo va mal. También podrá mirar en atrás y ver que, de hecho, cumplió con sus objetivos.


 

7. Intente visualizar

La visualización (ver imágenes o mentalizarse) es una forma de preparación que ayuda a los atletas a alcanzar sus metas.

Esta técnica ha demostrado:

  • Reducir la ansiedad y el estrés
  • Acelerar la recuperación
  • Fortalecer la confianza
  • Aumentar el enfoque
  • Obtener mejores resultados

No hay una forma correcta de practicar la visualización, pero tenga en cuenta el siguiente proceso general mientras ayuda a su hijo(a) a empezar de nuevo:

  • Establezca un objetivo muy específico (por ejemplo, lanzar una pelota a cierta distancia).
  • Imagínese a usted logrando esta misma meta.
  • Use todos sus sentidos para imaginar cada detalle: el sudor en su frente, el olor del campo, el color del uniforme del oponente o el sabor de agua helada.

Pídale a su hijo(a) que pruebe este método por 5 minutos al día. Esta técnica ha demostrado que ayuda a mejorar el rendimiento de los atletas olímpicos.