Language

fracturas

Tratamiento de las fracturas: El camino hacia la recuperación

Cuando su hijo(a) tiene una fractura, una de sus primeras preguntas puede ser: Cuánto tiempo se tarda en sanar y, si necesita un yeso, qué tipo de adecuaciones van a ser necesarias en la escuela mientras se está recuperando.


Aunque cada lesión es diferente, hay algunas reglas generales que los profesionales de salud pueden usar para predecir el tiempo de curación. Hemos incluido el proceso de recuperación de las fracturas y cómo manejar la recuperación con la escuela para asegurar su hijo(a) sane sin problemas.


 

La curación de una fractura: La cronología de la recuperación

Las 3 etapas de la recuperación de una fractura

1. El cuerpo protege el hueso roto.

  • Se forma un coágulo de sangre y un callo alrededor de la fractura.

2. Comienza el crecimiento de nuevas células óseas.

  • Nuevos grupos de células óseas crecen uno hacia el otro, desde ambos lados de la fractura.

3. La línea de fractura se cierra y el cuerpo absorbe el callo protector.


 

Es importante obtener el tratamiento adecuado en el momento preciso

El cuerpo de su hijo(a) empieza a reparar la fractura poco tiempo después de la lesión; por eso es importante obtener el tratamiento adecuado rápidamente. Esto significa:

  • Si el hueso está fuera de lugar, un especialista en ortopedia pediátrica necesita realinearlo.
  • Incluso si el hueso está en su lugar, tendrá que ser estabilizado y protegido.
  • Dependiendo de la ubicación y la gravedad de la fractura de su hijo(a), podría requerir una férula o yeso, o incluso una cirugía

 

Diferentes huesos se recuperan a diferentes ritmos

Los tiempos de recuperación típicos son: 

  • Antebrazo: 4 a 6 semanas
  • Muñeca: 4 a 8 semanas
  • Parte inferior de la pierna: 6 a 24 semanas
  • Tobillo: 4 a 8 semanas

 

El tiempo de curación de una fractura depende de muchos factores

Hay varios factores que afectan el tiempo de recuperación. Por ejemplo:

  • Usualmente los huesos de los niños se curan más rápido que los de los adultos.
  • La gravedad de la fractura puede afectar el tiempo de curación.
  • Tener la alimentación adecuada, puede ayudar a que un hueso se cure más rápido.
  • Algunas condiciones médicas crónicas, como la diabetes, pueden retrasar el tiempo de recuperación.

Su hijo(a) podría pensar que su férula o yeso es estorboso o le puede parecer divertido. Sin embargo, su función es crucial; proteger la fractura mientras se cura. También ayuda a reducir el dolor, la hinchazón y los espasmos musculares.

Una férula o yeso requiere ciertos cuidados. Es importante que su hijo(a) siga las instrucciones del profesional de salud para acelerar el tiempo de curación.

Aquí hay 5 consejos que debería tener en cuenta acerca del cuidado en casa de los yesos y férulas durante la recuperación de la fractura de su hijo(a):

1. Ayude a su hijo(a) a reducir la hinchazón

La férula o yeso pueden sentirse apretados en las primeras 48 a 72 horas debido a la hinchazón inicial. Reducir la hinchazón puede disminuir el dolor y promover una curación adecuada.

Trate de reducir la hinchazón con estos métodos:

  • Eleve el área lesionada, especialmente en las primeras 24 a 72 horas.
  • Durante el día, mueva suavemente los dedos sin lesiones.
  • Coloque una compresa de hielo sobre el yeso o férula en el área lesionada.

2. Esté pendiente de inflamación dolorosa y otros signos de advertencia

Mientras que un poco de hinchazón en los primeros días después de la lesión es normal, hay algunos signos de advertencia que no deben ser ignorados.

Comuníquese con el profesional de salud de su hijo(a) inmediatamente si:

  • Tiene dolor severo que no se alivia con medicamentos para el dolor
  • Tiene dolor severo al mover los dedos del pie o de la mano
  • Siente hormigueo o entumecimiento en la extremidad lesionada
  • Tiene sensación de picazón o ardor debajo o cerca del yeso
  • Tiene hinchazón significativa por encima o por debajo del yeso (algo de hinchazón es normal)
  • Pierde movimiento en los dedos de las manos o los pies (dependiendo de la ubicación de la lesión)
  • Tiene fiebre

3. Mantenga la férula o el yeso en buenas condiciones

Necesitará asegurarse de que su hijo(a) cuide el yeso o férula para que pueda realizar su función protegiendo la lesión mientras la fractura se cura.

Esto significa:

  • Mantener la férula o yeso lejos de la tierra, arena o polvo
  • No jalar el material de revestimiento interno del yeso, incluso si comienza a separarse por sí solo
  • Dejar los bordes ásperos en el yeso tal cual hasta que el técnico los retiere correctamente
  • Estar alerto de cualquier enrojecimiento o irritación en la piel
  • Comunicase con el profesional de salud en caso de que encuentra grietas o puntos blandos en el yeso

4. Mantenga la férula o el yeso seco

Un yeso o férula mojado o incluso sólo húmedo puede debilitarlo y causar irritación en la piel. Si esto ocurre con frecuencia, se necesitará realinear los huesos de su hijo(a).   

Pregunte a algún miembro del equipo médico de su hijo(a) sobre recomendaciones para hacer el baño más fácil. Tenga en cuenta que sumergir un yeso completamente, incluso si está cubierto, siempre es riesgoso.

5. No meta nada en la férula o yeso

Los yesos y las férulas a veces pican y huelen mal. No use polvos para el olor ni introduzca  objetos para aliviar la comezón.

Aunque, los polvos absorben la humedad en el espacio entre la piel y el yeso, pueden causar que la humedad se convierta en una sustancia espesa aún más olorosa. Su mejor opción es aguantarse, en lugar de usar polvos o introducir objetos para rascarse, reste los días hasta que le quiten el yeso.

Para aliviar la comezón puede intentar:

  • Ventilar con aire fresco; puede usar un secador de pelo en el espacio entre la piel y el yeso
  • De golpes suaves en el exterior del yeso con una cuchara de madera
  • De a su hijo(a) medicina para la comezón intensa (con el permiso del profesional de salud)

Ir a la escuela con una fractura en el brazo, la pierna u otra parte

Volver a la escuela con una fractura en el brazo, pierna o cualquier otra parte, puede ser difícil. Es posible que a su hijo(a) le resulte difícil ir de clase en clase o mantener el ritmo de los talleres y las actividades extraescolares.  

Lo bueno es que hay estrategias para facilitar la transición. Haga una cita con los maestros, orientadores académicos y la enfermera(o) de las escuela antes de que su hijo(a) regrese a clases.  

Colaborando podrán crear un plan para ayudar a su hijo(a) a mantener el ritmo una vez que el profesional de salud le permita volver a la escuela.


 

Evitar la tarea en casa no es tan fácil

Por ejemplo, la escuela podría:

  • Prestar a su hijo(a) libros de texto para usar en su casa, así no tendrá que llevarlos de ida y vuelta.
  • Dejar que salga de clase unos minutos antes para que pueda llegar a la siguiente clase a tiempo y que no lo empujen en los pasillos.
  • Permitirle usar el elevador en vez de las escaleras.
  • Asignar un "amigo" que le ayude a ir de clase a clase, a cargar sus libros o su charola de comida.
  • Darle copias de los apuntes en clase para que no tenga que escribir con una mano lesionada.
  • Permitir que su hijo(a) grabe la clase en vez de tomar apuntes escritos.
  • Darle tiempo extra para los exámenes y otras tareas, si es necesario.
  • Permitir que su hijo(a) descanse en la enfermería durante el día.
  • Hacer una excepción en las políticas de asistencia para días escolares más cortos mientras está lesionado.

También puede asegurarse de que la enfermera(o) de la escuela y otros miembros del personal tengan una copia de las instrucciones del profesional de salud, incluyendo información sobre los medicamentos de su hijo(a). 

Juntos, usted, el profesional de salud y el personal de la escuela pueden hacer que el regreso a la escuela con una fractura en el brazo, la pierna o cualquier otra parte u sea más fácil y menos estresante.