Language

Fractures

Preguntas más frecuentes sobre el tratamiento y la recuperación de fracturas

Tener una fractura no es lo más agradable, pero es muy común en los niños. La buena noticia es que los niños se recuperan bien si reciben el tratamiento correcto, de inmediato.

Esto no significa que, como padre, usted no tendrá preguntas para el personal médico que le atiende. Entender las respuestas no sólo tranquiliza su mente, si no también puede facilitar el camino hacia la recuperación de su hijo(a).

Aquí hay algunas respuestas a las preguntas más frecuentes sobre el tratamiento y la recuperación de las fracturas.


 

Pregunta: ¿Cómo se tratan las fracturas?

Respuesta: El tipo de tratamiento que recibirá su hijo(a) depende de la ubicación y la gravedad de la fractura de su hijo(a).

  • La mayoría de las fracturas pueden ser tratadas sin cirugía.  
  • Algunas fracturas necesitan cirugía. Ciertas cirugías requieren de una incisión y otras se pueden hacer sin procedimientos invasivos. Si su hijo(a) requiere una cirugía, puede ser que le coloquen alguna placa de metal, clavos u otro objeto para ayudar a mantener el hueso en su lugar.
    • Las placas y los clavos pueden sonar alarmantes, pero las placas y los clavos sirven para estabilizar y soportar a un hueso que está severamente fracturado. El profesional de salud de su hijo(a) le dará más información acerca de estos instrumentos y por cuánto tiempo los necesitará.
  • En ambos casos, se utilizan radiografías digitales como guía para que los profesionales de salud puedan alinear el hueso correctamente. Este proceso se llama reducción de fractura.

Una vez que se han realineado los huesos, se colocará una férula de yeso para proteger la lesión mientras se sana.


 

Pregunta: ¿Qué sucede si mi hijo(a) necesita un yeso?

Respuesta: Los yesos tienen dos partes principales:

  • Una capa de material de revestimiento interno del yeso, a veces consiste de algodón y a veces de material sintético; que va entre la piel de su hijo(a) y el material de yeso duro.  
  • La envoltura rígida, generalmente consiste de yeso o fibra de vidrio, forma una cubierta externa protectora

Claro, también hay que considerar al técnico(a) que coloca el yeso.

El técnico(a) que coloca el yeso a veces pone un calcetín alrededor del relleno para mantenerlo intacto debajo de la funda de yeso.

La fibra de vidrio o el yeso usado para formar la envoltura dura necesita estar mojado cuando se coloca en el brazo o pierna de su hijo(a). Una vez que el material se seca, necesita permanecer seco. Mantenerlo seco permite que permanezca duro y proteja los huesos mientras se curan.

Si la lesión de su hijo(a) está hinchada al principio, es posible que necesite recibir un nuevo yeso después de que la hinchazón haya disminuido.

El objetivo de un yeso es dar soporte y proteger a los huesos durante la curación, por lo que usualmente tienen que cubrir más allá del área lesionada.

El tiempo de curación de un hueso roto puede durar varias semanas a varios meses, dependiendo de la fractura y del paciente. Cuando haya llegado al momento de retirar el yeso, el técnico(a) utilizará una herramienta especial llamada sierra oscilante de yeso para cortar y quitar el yeso. No se preocupe, la sierra no cortará el brazo o la pierna de su hijo(a). Esta herramienta está especialmente diseñada para cortar sólo moldes, no la piel.

Aunque su hijo(a) le diga que ya no está en dolor, es importante que mantenga el yeso puesto y en buena condición hasta que el personal médico lo retire.


 

Pregunta: ¿Se puede mojar el yeso mi hijo(a)?

Respuesta: Sí, en la mayoría de los casos, los niños pueden continuar yendo a la escuela durante la recuperación de su fractura, aunque la escuela podría tener que modificar las tareas, actividades y el horario de su hijo(a).


 

Pregunta: ¿Hay alguna actividad que mi hijo(a) debe evitar durante la recuperación?

Respuesta: El profesional de salud de su hijo(a) le puede dar una lista de actividades que debe evitar. En general, todo lo que implica poner peso sobre el miembro lesionado o cualquier actividad que pudiera ocasionar más lesiones, es considerada peligrosa. Esto incluye la mayoría de los deportes.


 

Pregunta:¿Puede mi hijo(a) ir a la escuela durante la recuperación?

Respuesta: Sí, en la mayoría de los casos, los niños pueden continuar yendo a la escuela durante la recuperación de su fractura, aunque la escuela podría tener que modificar las tareas, actividades y el horario de su hijo(a).


 

Pregunta: ¿ Después de la reducción de la fractura, cómo será el cuidado seguimiento?

Respuesta:Si su hijo(a) no se sometió a una cirugía,el profesional de salud le pedirá que regresen varias veces durante las próximas seis semanas para asegurarse de que la fractura está cicatrizando sin problemas. Es importante presentarse a estas citas a tiempo para que el profesional de salud pueda comprobar la alineación de los huesos.

A veces, aunque el yeso está en buena condición, la fractura puede moverse fuera de lugar. Es importante que el profesional de salud lo solucione para prevenir una curación inadecuada.

Si su hijo(a) tuvo cirugía, el cuidado de seguimiento post-quirúrgico típico incluirá lo siguiente:

  • Primera semana: Uso de una férula.
  • Segunda semana: Colocación de un yeso completo.
  • Cuarta Semana: Se retira el yeso y los clavos que fueron insertados durante la cirugía. En este punto, su hijo(a) puede comenzar a mover la extremidad lesionada, pero todavía debe abstenerse de la mayoría de las actividades físicas. Si se utilizan placas o tornillos, a veces se retiran alrededor de 6 meses después de la cirugía.  
  • Semana 8 a 12: Regreso a la actividad normal.

Si la fractura de su hijo(a) involucró una lesión en la placa de crecimiento, es posible que el profesional de salud quiera monitorear su progreso usando rayos X durante cuatro a seis meses. Esto ayudará a asegurar que el hueso continúa creciendo normalmente.

Cirugía de fracturas óseas: Una mirada introspectiva

Francamente, a veces la cirugía es inevitable. En el Instituto Ortopédico para Niños (OIC) normalmente intentamos tratar las facturas sin cirugía, sin embargo, en algunas ocasiones, es la mejor opción. El profesional de salud considera realizar una cirugía en los siguientes casos:  

  • El hueso se desplaza gravemente (se mueve fuera de su ubicación correcta)  
  • La fractura está abierta: el hueso se ha roto y ha perforado la piel
  • Los procedimientos no quirúrgicos (por ejemplo, yeso o manipulación) no han corregido correctamente la deformidad
  • Su hijo(a) tiene dolor intenso, entumecimiento o hormigueo, incluso con tratamiento no quirúrgico

Si su hijo(a) necesita cirugía para una fractura, es normal tener muchas preguntas. Aquí hay algunas respuestas a las preguntas más frecuentes que tienen los padres antes de la cirugía de su hijo(a):


 

Pregunta:¿Cuáles son los principales tipos de cirugía?

Respuesta: En el Instituto Ortopédico para Niños (OIC) tratamos muchas fracturas. Las más comunes son fracturas de codo, tobillo, rodilla y antebrazo.

Cirugías comunes para las fracturas

Hay dos tipos principales de cirugía.

1. Manipulación y fijación percutánea

Este tipo de procedimiento se usa para fracturas en el codo

El hueso fracturado se vuelve a colocar suavemente en su ubicación original y el cirujano pone clavos a través de la piel para mantener el hueso en su lugar. Este procedimiento no requiere una

incisión (corte).

2. Reducción abierta y fijación interna

Es común en la mayoría de las fracturas de tobillo y antebrazo

El cirujano hace una incisión hasta el sitio de la fractura. Las piezas del hueso roto se ponen de nuevo en su lugar y se sujeta con un aparato de metal.


 

Pregunta: ¿Estará despierto mi hijo(a) durante la cirugía?

Respuesta: La mayoría de estas cirugías requieren anestesia general. Eso significa que a su hijo(a) se le administrarán medicamentos para hacerlo(a) caer en un sueño profundo. No sentirá nada durante la cirugía y tampoco recordará la cirugía cuando se despierte.

Para algunas fracturas, particularmente en el tobillo o la rodilla, el anestesiólogo puede usar un bloqueo regional. Este es medicamento especial que duerme el área donde ocurrirá la cirugía.

Cuando se utiliza un bloqueo regional, el dolor puede ser menor durante las primeras 24 horas después del procedimiento.


 

Pregunta: ¿Cuánto tiempo dura la cirugía?

Respuesta: Esto depende significativamente del tipo y de la gravedad de la lesión. A veces, la cirugía puede tardar más de lo esperado, pero eso no significa que ha sucedido algo irregular durante la cirugía.


 

Pregunta: ¿Cuándo podrá regresar a casa mi hijo(a) ?

Respuesta: La mayoría de estas cirugías se pueden realizar en nuestro Centro de Cirugía Ambulatoria, esto significa que su hijo(a) puede ir a casa el mismo día. Su hijo(a) necesitará un breve período de recuperación, pero lo más probable es que sea capaz de regresar a casa unas pocas horas después del procedimiento.


 

Pregunta: ¿Habrá dolor después de la cirugía?

Respuesta: Es posible que su hijo(a) tenga algún dolor después de la cirugía. Elevar la extremidad y medicamentos para el dolor pueden ayudar con eso. Los medicamentos no eliminan el dolor completamente, pero lo harán mucho más soportable y mantendrán a su hijo(a) cómodo.


 

Pregunta: ¿Cuánto dura la recuperación?

Respuesta: El tiempo de recuperación varía, pero la mayoría de las fracturas sanan en 4 a 12 semanas. Es probable que su hijo(a) tenga algún tipo de inmovilización, como un yeso o férula, para mantener el hueso en su lugar.

La recuperación puede ser un proceso largo, pero es importante no apresurarse, especialmente cuando se trata de llevar peso (poniendo peso moderado a pesado en la extremidad rota o la región).

Queremos que su hijo(a) se recupere y progrese rápidamente, para lograr esto es importante que después de la cirugía los niños eviten poner peso en el miembro fracturado para reducir el riesgo de que el hueso se deslice fuera del lugar.


 

Pregunta: ¿Qué sucede después de la cirugía?

Respuesta: Por lo general vemos a los pacientes para una cita de seguimiento 7 a 10 días después de la cirugía. Usted puede ayudar, animando a su hijo(a) seguir su plan de tratamiento. Por ejemplo, ir a las citas de seguimiento, mantener el yeso, ir a terapia física si se le recetan. Si no hay complicaciones, no se necesita otra cirugía.