Language

Pie Zambo

Tratamiento de pie zambo: Lo que se puede esperar

¿Cómo se diagnostica el pie zambo (equinovaro)?

El pie zambo es bastante fácil de diagnosticar. En algunos casos, los ultrasonidos prenatales pueden detectar la condición antes de que nazca el bebé. En otros casos, un examen físico puede confirmar la presencia de pie zambo después del nacimiento.


 

¿Cómo es el tratamiento de pie zambo?

En Instituto Ortopédico para Niños (OIC), la primera línea de tratamiento de pie zambo es un proceso de tres etapas conocido como Método Ponseti. El tratamiento generalmente comienza en las primeras dos semanas después del nacimiento. Sin embargo, el Método Ponseti también puede tener éxito en bebés y niños mayores.

Los objetivos del tratamiento de pie zambo son hacer que el pie (o los pies) sea:

  • Funcional
  • Flexible
  • Sin dolor
  • Colocado de manera que el niño(a) pueda pararse y caminar con la planta del pie sobre el suelo

 

Tratamiento de pie zambo: El Método Ponseti

El Método Ponseti consiste de tres etapas:

  1. Manipulación y enyesado
  2. Tenotomía del tendón de Aquiles, en la mayoría de los casos
  3. Uso de aparato de refuerzo

El Método Ponseti es reconocido como el tratamiento de pie zambo con mejores resultados, efectivo en el 95% de los casos.

Paso 1: Enyesado y manipulación
Duración: 4 a 6 semanas

Durante esta primera etapa del tratamiento de pie zambo, un especialista en pie zambo del Instituto Ortopédico para Niños (OIC), manipula suavemente el pie del bebé colocándolo en la posición correcta y colocará un yeso de pierna larga que se extiende desde los dedos del pie hasta el muslo de su bebé para sostener el pie en su lugar.

Este paso se repite semanalmente durante 4 a 6 semanas hasta que la posición del pie sea la adecuada para iniciar la fase de refuerzo con un aparato o realizar una tenotomía.

Paso 2: Tenotomía del tendón de Aquiles
Duración: 3 semanas

Después de los yesos, se realiza un procedimiento médico rápido, llamado tenotomía de Aquiles. Consiste en un pequeño corte en el tendón de Aquiles (el cordón detrás del talón del bebé). Debido a que es una incisión muy pequeña, su hijo(a) no necesitará puntos después de este procedimiento.

Después del procedimiento, se colocará un nuevo yeso a su bebé. Este protegerá el pie y el tendón mientras cicatrizan, típicamente alrededor de 3 semanas.

El yeso se retirará cuando el tendón de su hijo(a) haya cicatrizado a la longitud adecuada y la posición del pie se halle completamente corregida.

Paso 3: Refuerzo
Duración: 3 a 5 años

Una vez que el pie zambo ha sido corregido, su hijo(a) necesitará usar un aparato ortopédico por algunos años para evitar que recurra el pie zambo.

Este aparato se llama "botas y barra" porque está hecho de dos zapatos conectados por una barra de metal. Algunas barras permiten que cada pie se mueva por su cuenta, mientras que otras sólo permiten que se muevan juntos.

El aparato generalmente se usa durante 23 horas diarias durante los primeros 3 meses. Después de eso, su hijo(a) puede tener que usarlo durante la siesta y la noche (alrededor de 12 a 14 horas al día) durante 3 a 5 años.


 

4 consejos para ayudarle durante la fase de refuerzo y uso del aparato

Como padre, usted tiene las manos llenas y el uso del aparato puede hacer su carga más pesada. Toma mucho tiempo y es exigente, pero también es la mejor manera de asegurar que el pie zambo de su hijo(a) no vuelva.

Los especialistas en pie zambo del Instituto Ortopédico para Niños (OIC), pueden darle apoyo y consejos para facilitar el proceso para usted y su hijo(a).

1. Convierta el período de ajuste inicial en un juego.

Al principio, su hijo(a) podría batallar con el aparato de pie zambo. Para ayudarle a superar sus problemas iniciales:

  • Enséñele cómo patear y balancear sus piernas juntas mientras usa el aparato (tiene una barra sólida) empujando y tirando de la barra para doblar y luego estirar las rodillas.
  • Mueva sus piernas hacia arriba y hacia abajo (si la abrazadera tiene una barra con movimiento).
  • Anime a su hijo(a) a practicar estos movimientos por su cuenta.

2. Cubra la barra con algo suave.

Puede usar un pedazo de flotador para nadar o el recubrimiento de un manubrio de bicicleta para:

  • Proteger a su hijo(a) de golpes o moretones accidentales
  • Prevenir lesiones
  • Reducir el riesgo de que la barra dañe accidentalmente sus muebles

3. Observe la piel de su hijo(a)

El aparato puede irritar levemente la piel de su hijo(a). Mantenga eso en mente:

  • Revise los pies de su hijo(a) varias veces al día cuando empieze a usar el aparato.
  • Si ve manchas rojas o ampollas, especialmente en la parte posterior del talón, las correas o hebillas podrían estar demasiado sueltas y permitir que el talón se resbale.
  • Aplicar loción a la piel de su hijo(a) empeorará las cosas.

4. Haga un horario para usar el aparato y sea exigente.

Eventualmente, su hijo(a) necesitará usar el aparato sólo durante la siesta y por la noche. Incorpore el uso del aparato a su rutina de acostarse de la siguiente manera:

  • Coloque el aparato en el mismo lugar (como su recamara) cada vez
  • Incorpore colocar el aparato en el resto de la rutina, como después de la hora del baño, pero antes de la hora de la hora del cuento
  • Sea constante con la rutina tanto como sea posible, incluso si no está en casa

 

¿Qué sucede si no se trata el pie zambo de mi hijo(a)?

Sin tratamiento, el pie zambo puede impedir que su hijo(a) camine normalmente. Por ejemplo, puede caminar con la parte superior o lateral de sus pies.

Sin embargo, estas partes de los pies no están construidas para soportar el tipo de presión y fricción que caminar pone en ellos con el tiempo. Esto pone a los niños en riesgo de desarrollar úlceras dolorosas y callosidades que podrían infectarse.

Además, el pie zambo que no ha sido tratado puede causar artritis dolorosa, más adelante en la vida.

Porque sabemos que usted quiere lo mejor para su hijo(a) y que merece un tratamiento de primer nivel, en el Instituto Ortopédico para Niños (OIC) nos esforzamos por proporcionar el cuidado para pie zambo de la más alta calidad para evitar que se desarrollen complicaciones.