Language

Pie zambo

La vida después del tratamiento de pie zambo (equinovaro)

El tratamiento de pie zambo (equinovaro) puede ser un proceso intenso. Se requiere mucho tiempo y esfuerzo, especialmente durante la fase de refuerzo. Pero, eventualmente, su hijo(a) llegará a la etapa final y estará libre de su aparato.

Con esto en mente, aquí hay algunas respuestas a preguntas comunes sobre la vida después del tratamiento de pie zambo.


 

¿Mi hijo(a) va a poder caminar, correr y jugar normalmente?

Claro que si! Su hijo(a) podrá usar cualquier zapato y caminar normalmente después del tratamiento.

Sin embargo, hay una advertencia. Si el pie zambo afectó sólo un pie, ese pie podría ser 1 a 1½ talla de zapato más pequeño que el otro. Usted tendrá que adquirir el tamaño correcto de zapato para los pies de su hijo(a) a medida que crece y asegurarse de que está usando la talla de zapato correcto en cada pie.

La pantorrilla de su hijo(a) puede parecer más pequeña, porque los músculos de esa pierna están menos desarrollados. En algunos casos, la pierna es ligeramente más corta, sin embargo, esto rara vez afecta la capacidad de un niño(a) para caminar y jugar como otros niños.

La pierna y el pie más pequeño no deben afectar la capacidad de su hijo(a) para correr, jugar y ser activo como otros niños. Su hijo(a) se divertirá igual que los otros niños corriendo alrededor de un diamante de béisbol o correteando a sus amigos. El pie debe soportar su peso como lo haría cualquier pie sano.

Si tiene preguntas sobre el crecimiento del pie de su hijo(a), hable con uno de nuestros ortopedistas pediátricos, ellos pueden responder a sus preocupaciones y proporcionar la información que necesita.


 

¿Puede regresar el pie zambo de mi hijo(a) después del tratamiento?

Desafortunadamente sí; incluso después del tratamiento, el pie zambo tiene una fuerte tendencia a recurrir hasta que su hijo(a) tenga entre 5 y 7 años de edad.

Es por eso que el uso del aparato durante la fase de refuerzo es tan importante para prevenir recaídas. De hecho, es mucho menos común que se produzca una recaída cuando el aparato se usa correctamente y durante el tiempo recomendado por el médico que supervisa su tratamiento.

Los signos de advertencia de una recaída pueden ser difíciles de detectar si no sabe qué buscar. Hable con el médico de su hijo(a) en el Instituto Ortopédico para Niños (OIC) de inmediato si:

  • El pie de su hijo(a) está resbalando rutinariamente fuera de la bota de refuerzo.
  • Su hijo(a) pone más peso en la parte externa de la planta del pie al caminar.
  • El talón de su hijo(a) se vuelve hacia adentro o hacia afuera.

 

La verdad sobre una recaída 

A mayor constancia en el uso correcto del aparato, menor es la probabilidad de recaída. De hecho:

  • El 90% de los casos de recaída de pie zambo son consecuencia de no usar el aparato durante el primer año.  
  • Al cuarto año, la posibilidad de una recaída cae a 10 a 15%.
  • Después de eso, sólo alrededor del 6% de los casos recaen.

Si su bebé tiene pie zambo, usted no está solo. Nuestros expertos de la Clínica de Pie Zambo del OIC pueden explicar las mejores opciones de tratamiento y cuidado. Estamos aquí para usted y su hijo(a) durante el tratamiento y más allá.